Skip to main content

Diagnóstico por imágenes en tratamientos estéticos

La utilidad del diagnóstico por imágenes en tratamientos estéticos es incuestionable y abre una puerta llena de posibilidades a la respuesta dermatológica que necesita cada paciente. 

Disponer de la aparatología estética necesaria para realizar el correcto diagnóstico por imágenes permite comprender los cambios y la incidencia de los tratamientos estéticos sobre los tejidos. 

De este modo, es posible una mejor planificación de los tratamientos y un seguimiento de la evolución integral y específico. 

¿Qué es el diagnóstico por imágenes?

La metodología del diagnóstico por imágenes consiste en un grupo de protocolos previamente organizados y programados secuencialmente cuyo uso está orientado a un fin concreto, en este caso el cuidado de la piel.

El procedimiento implicado en el análisis dermatológico está definido en un protocolo ordenado que abarca diferentes fases. 

Objetivo del diagnóstico por imágenes

Básicamente, saber para qué sirve el diagnóstico por imágenes nos permitirá comprender mejor la utilidad de los  equipos de análisis dermatológico y entender hasta qué punto es una herramienta fundamental para tratamientos más efectivos. 

La finalidad del diagnóstico de imágenes es establecer un resultado a unas pruebas dermatológicas de forma correcta y concisa para formular las soluciones y acciones indicadas en cada caso de forma específica, tomando así las mejores decisiones para los tratamientos de cada paciente. 

A través de un protocolo conciso, el diagnóstico estético delimita claramente las diferentes fases precisas para un análisis de piel y los pasos complementarios. Para ello, cuenta con varios elementos imprescindibles. 

Partes del protocolo de diagnóstico estético:

  • Los procesos
  • La concatenación de técnicas y niveles
  • La temporalización de las diferentes fases y sesiones del tratamiento
  • Los criterios con que analizar los resultados
  • Los protocolos estándar de intervención dermatológica de las patologías estéticas más habituales. 

Ultrasonidos

Desde dispositivos básicos y tradicionales a lo último en tecnología de obtención de resultados analíticos a través de imágenes, existen varios tipos de equipos de los que podemos disponer en el centro de estética o estudio de belleza:

Equipos de diagnóstico por imágenes corporal

Desde un evolucionado analizador corporal a una simple báscula, la equipación para el diagnóstico corporal debe comenzar por una básica cinta métrica y complementarse con elementos como el tallímetro, un medidor de panículo adiposo o una placa de termografía.

Equipos de diagnóstico por imágenes facial

La lámpara de Wood es uno de los elementos más utilizados. A mayores, un equipo completo está integrado por una lupa de análisis con aumentos, un corneómetro que determine el grado de hidratación, un sebómetro para el análisis de la grasa de la piel y un equipo de análisis facial que determine los valores de grasa, hidratación y pH cutáneo.

Datos del diagnóstico por imágenes

Sea cual sea el método utilizado, los resultados deben arrojar la información necesaria sobre las características  de las alteraciones estéticas, tanto a nivel facial como corporal, así como las causas, la sintomatología observada y las posibles evoluciones durante el tratamiento recomendado. 

La realización de un diagrama con los resultados de diagnóstico por imágenes obtenidos durante el proceso de evaluación y realización de tratamientos estéticos específicos indicados para alteraciones dermatológicas estéticas tanto faciales como corporales debe llevar pareja la especificación de las rutinas técnicas, así como los medios y herramientas utilizados, los productos cosméticos recomendados y una exhaustiva especificación de la temporalización y las secuencias de las fases del mismo.

Formación en protocolos normalizados de diagnóstico por imágenes

Al adquirir un equipo de diagnóstico por imágenes, personal cualificado se encargará de formar a los responsables de su manejo sobre las pautas de elaboración de los protocolos necesarios para cada paciente. 

Un protocolo normalizado de trabajo es un denominador común para todos los medios de diagnóstico, por sencillos que resulten. Y este protocolo atiende a conceptos de higiene, esterilización y desinfección tanto de instalaciones como de equipos técnicos utilizados en la aplicación de los diferentes tratamientos estéticos. 

Programas estándar de tratamientos

Conviene determinar una selección estándar de tratamientos, tanto faciales como corporales, en función del tipo de cliente del centro y el equipo estético disponible. Estos mismos protocolos normalizados de estética integral deben identificar también las técnicas utilizadas en los tratamientos, ya sean de tipo manual, cosmético o electroestáticas. 

El uso de aparatología para diagnóstico por imágenes debe seguir un procedimiento de trabajo en el que se especifiquen las fases de cada tratamiento, así como las técnicas de aplicación, el número de sesiones estimadas para cada paciente y cada cuánto tiempo se van a realizar, y la duración de las mismas dentro de un período de tiempo concreto. 

Estudio detallado de cada paciente

Sacar el máximo partido a la aparatología estética que ofrecemos en Estyma Beauty pasa por un diagnóstico dermatológico personalizado. Porque la piel de cada paciente es diferente y esto nos permitirá conocer a la perfección las necesidades de cada piel y establecer el tratamiento más adecuado.

Como profesional de la belleza, un diagnóstico por imágenes te da las respuestas que necesitas para elegir adecuadamente los tratamientos y productos concretos para la piel de cada cliente, ofreciendo una atención personalizada y con los mejores resultados.

La belleza y el equilibrio de la piel de la mano de la última tecnología en aparatología cosmética para conocer aspectos como el tipo de piel, la hidratación de la misma, la presencia de manchas o discromías y el estado de los poros, arrugas y mucho más.

Parámetros de análisis

El mejor diagnóstico de la piel se consigue mediante el apoyo para la realización de análisis dermatológicos eficientes e integrales. Este análisis, combinado con los conocimientos en materia de estética permite elaborar el tratamiento perfecto para cada problemática cutánea, orientando cada protocolo con la mayor precisión.

Para conseguir una mayor efectividad y lograr los resultados deseados debemos analizar en el diagnóstico por imágenes parámetros como el grado de hidratación de la piel, las posibles discromías determinando el nivel de melanina, el grado de envejecimiento de la piel, el porcentaje de adiposidad y la presencia de impurezas.

Tratamiento personalizado a través del diagnóstico por imágenes

Cada piel requiere unos cuidados concretos en función de sus características. Y cada piel tiene unas necesidades concretas. Por eso realizar un correcto diagnóstico por imágenes es un elemento tan importante para conocer cada detalle y elaborar el mejor plan de acción.

Los conocimientos estéticos de los profesionales del salón de belleza o del centro de estética, en combinación con la tecnología del mejor diagnóstico por imágenes son el tándem perfecto para brindar a cada cliente la solución dermatológica que necesita.

Entrevista estética y pautas de exploración

La entrevista estética es el primer paso para obtener los mejores resultados en los tratamientos durante la utilización del diagnóstico por imágenes. Se trata de una herramienta muy útil para la elaboración de un historial dermatológico concreto, así como la recopilación de información útil para su análisis.

La metodología exploratoria primaria está basada en la exploración mediante la observación de la piel y la palpación para conocer datos sobre aspectos de color y elementos superficiales.

A partir de ahí, las técnicas de observación a través de la ampliación de imágenes obtenidas mediante diagnóstico permiten obtener valores para el cotejo de medidores de fototipo cutáneo, secreciones o el grado de envejecimiento de la piel.

Los grandes avances tecnológicos permiten una mejor valoración de los diferentes tratamientos, tanto en la antesala de los mismos como durante el propio proceso dermatológico. 

El diagnóstico por imágenes

El seguimiento objetivo es más sencillo que nunca de la mano de la mejor aparatología estética del mercado, que permite constatar fehacientemente el estado capilar inicial y observar su evolución y cambio a lo largo del tiempo durante la aplicación del tratamiento correspondiente.

A través del análisis de fotografías en 3D y el diagnóstico de discromías es posible avanzar en los mejores tratamientos personalizados para problemas estéticos a nivel facial y corporal. Una ayuda incuestionable que permitirá un salto cualitativo a la oferta de servicios de tu salón o centro de estética.